LLAMAMIENTO MUNDIAL A LA ACCIÓN

Llamamiento a la acción

El voluntariado en la Década de Acción

Preámbulo

Celebramos el espíritu de todas las formas de voluntariado y aplaudimos las acciones, las contribuciones y el esfuerzo de todos los tipos de voluntarios de todo el mundo, que ayudan a cumplir los objetivos y principios de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y garantizar que nadie se quede atrás.

Reconocemos el sentimiento compartido de urgencia y ambición a la hora de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), las dificultades que plantea la pandemia de COVID-19, y la naturaleza y las conclusiones de la reunión técnica mundial sobre el tema “Reimaginar el voluntariado para la Agenda 2030”, celebrada del 13 al 16 de julio de 2020.

Reconocemos los progresos y esfuerzos colectivos de los Estados Miembros de las Naciones Unidas, el sistema de las Naciones Unidas, las organizaciones de voluntarios, la sociedad civil, el sector privado y el mundo académico en la aplicación del plan de acción para integrar el voluntariado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Reconocemos, asimismo, el papel fundamental que ha desempeñado el voluntariado en la reciente respuesta mundial a la pandemia de COVID-19.

Tomamos nota de los avances graduales registrados en la consecución de los tres objetivos del plan de acción (apropiación, integración y medición) y nos comprometemos a hacer más para:
•    garantizar que el voluntariado se traduzca en una mayor implicación de todas las personas en el programa de desarrollo, para alcanzar los ODS, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, propiedad, nacimiento, discapacidad o cualquier otra condición;
•    reconocer, a través de planes nacionales, sectoriales y locales integrados, la forma en que pueden contribuir todos los tipos de voluntarios en calidad de innovadores, emprendedores, líderes, expertos y valiosos asociados a fin de impulsar la acción y el progreso en pro de los ODS; y
•    desarrollar, probar y utilizar nuevos instrumentos y enfoques para medir y comprender mejor la escala, el alcance y las contribuciones económicas y sociales del voluntariado como parte del fortalecimiento de su base de conocimientos.


La visión: el voluntariado en la Década de Acción para alcanzar los ODS

El voluntariado constituye un recurso único que permite transformar y acelerar la Agenda 2030 y los ODS. A lo largo de la Década de Acción, contribuiremos a los esfuerzos colectivos de todas las partes interesadas con el fin de:
•    movilizar a todas las personas, en todas partes;
•    exigir urgencia y ambición; e
•    impulsar las soluciones a través de ideas.

En este llamamiento a la acción, nos comprometemos —y pedimos a los demás que hagan lo propio— a aplicar la visión del voluntariado para la Década de Acción a fin de:

•    reconocer y apoyar la plena diversidad de las prácticas de voluntariado, en particular en el Sur Global;
•    fomentar el potencial transformador del voluntariado;
•    garantizar que el entorno normativo del voluntariado responda a los cambios en los patrones en materia de voluntariado y el panorama del desarrollo sostenible;
•    integrar mejor el voluntariado en las políticas y la planificación como parte de los enfoques de la Agenda 2030 que engloban a toda la sociedad;
•    alentar a las partes interesadas a constituir nuevas asociaciones y alianzas que puedan ayudar a maximizar la repercusión del voluntariado en los ODS; y
•    animar a los agentes a que inviertan en nuevas formas de empoderar y proteger a los voluntarios, incluidas nuevas políticas y salvaguardias, en particular para los voluntarios locales e informales.

Al comprometernos con esta visión, impulsaremos los principios de la Agenda 2030 de la siguiente forma:

•    al ir más lejos mediante inversiones dirigidas a aumentar la resiliencia de las personas y las comunidades de orígenes diversos a través del voluntariado;
•    al ir más rápido con el voluntariado como mecanismo para establecer asociaciones que engloban a toda la sociedad y aceleran los avances para abordar los desafíos mundiales urgentes, como la desigualdad y el cambio climático; y
•    al ir juntos, con el voluntariado siendo un canal para promover la voz y la implicación, en particular de las mujeres y las niñas, las personas con discapacidad, los pueblos indígenas, los refugiados y cualquier otro grupo que se suela considerar excluido.

¿Cómo lograremos esta visión?

Durante la próxima década:

1.    Ampliaremos el acceso al voluntariado y a las oportunidades de voluntariado en todos los ODS:
•    al impulsar el compromiso con los voluntarios para fortalecer los enfoques integrados en todos los ODS —por ejemplo, en los ámbitos de las comunidades digitales, la inclusión financiera, las ciudades resilientes, la igualdad de género y la cohesión social—;
•    al apoyar formas de reconocimiento del voluntariado informal como un medio pertinente para contribuir a abordar los problemas mundiales que requieren una acción local y centrada en las personas, sin desvirtuar sus valores y atributos únicos; y
•    al alentar al sector privado a que aumente su apoyo a los diversos movimientos de voluntarios.

2.    Velaremos por que el voluntariado disponga de un apoyo firme más allá de las oportunidades formales y proporcionadas a través de organizaciones:
•    al incrementar los recursos para las personas que prestan servicios voluntarios de manera informal —por ejemplo, mediante espacios interactivos para compartir conocimientos, capacitación e información; plataformas informales en línea e in situ para obtener ideas y orientación procedentes de otras personas; y herramientas y redes que permitan a los voluntarios reflexionar y aprender de sus experiencias y ayuden a generar un sentimiento de solidaridad, incluso entre aquellas personas que actúan solas—; y
•    al desarrollar nuevas formas de participación, coordinación y cooperación que preserven el espíritu del voluntariado informal; por ejemplo, como parte de los planes de preparación para dar respaldo a los incrementos súbitos del número de voluntarios durante situaciones de crisis o para trasladar de una campaña a otra el compromiso con una cuestión determinada.

3.    Abordaremos las desigualdades y los riesgos del voluntariado:
•    al eliminar los obstáculos con los que se encuentran los grupos más rezagados al intentar acceder al voluntariado, incluso mediante políticas y programas que cubran los costos de las actividades voluntarias en lo que respecta al acceso a la tecnología;
•    al promover medidas que fomenten la igualdad, la diversidad y la inclusión y que ofrezcan las oportunidades, recompensas y acreditaciones más beneficiosas a quienes más provecho sacarían de ellas —por ejemplo, los jóvenes que ni estudian ni trabajan—;
•    al promover y aplicar políticas, salvaguardias y normas que eliminen las desigualdades en las tareas de voluntariado y garanticen el reparto de los beneficios entre los géneros, grupos de edad y grupos sociales; y
•    al garantizar la seguridad y protección de los voluntarios mediante la aplicación de nuevos modelos de seguros y de apoyo a la salud física y mental, y al fomentar asimismo el apoyo a la protección de los voluntarios en la labor humanitaria.

4.    Fortaleceremos las estructuras en pro de la implicación de las personas en los procesos de desarrollo mediante el voluntariado:
•    al facilitar estructuras e iniciativas, como las comisiones de voluntarios, que reúnan a las personas a través de la acción voluntaria para examinar los complejos problemas existentes en materia de desarrollo;
•    al garantizar que las perspectivas y los datos que aportan los voluntarios se integren de manera significativa en los procesos de desarrollo —por ejemplo, mediante la inversión en plataformas de datos e información, tanto digitales como no digitales, que permitan a las personas contribuir y crear conocimientos sobre las cuestiones que les afectan, así como sobre el voluntariado—; y
•    al reconocer y brindar apoyo a los órganos formales e informales y los mecanismos dirigidos por las personas, como los consejos de voluntarios de los ODS o los diálogos sociales a escala local, nacional y regional, que permiten a los voluntarios y a quienes les brindan apoyo comunicar cuáles son sus necesidades, prioridades, opiniones y experiencias en el marco de las respuestas que engloban a toda la sociedad.

5.    Generaremos nuevos modelos de acción voluntaria para impulsar las soluciones a través de ideas:

•    al crear y ampliar el espacio y los recursos para que los expertos aporten voluntariamente sus conocimientos y capacidades —con plazos determinados y en contextos específicos— a fin de que los Estados Miembros y otros agentes para el desarrollo ayuden a diseñar soluciones de desarrollo sostenible;
•    al invertir en nuevos modelos e instrumentos que adapten las soluciones de desarrollo sostenible impulsadas por los voluntarios a las dificultades que ellos mismos hayan identificado, y al ampliarlos;
•    al respaldar la creación de espacios virtuales informales en los que distintas partes interesadas —incluidos los voluntarios, los encargados de formular políticas, los profesionales, el mundo académico y el sector privado— puedan compartir ideas innovadoras para la acción voluntaria a fin de acelerar todo tipo de intercambio de conocimientos, incluido el de conocimientos locales, más allá de las comunidades inmediatas; y
•    al continuar con la movilización de recursos y energías a fin de generar oportunidades para que las personas y los equipos proporcionen nuevas perspectivas a partir de datos de acceso libre para impulsar las soluciones a través de ideas.

6.    Mediremos la repercusión en el bienestar de los voluntarios y la Agenda 2030:
•    al invertir en datos nacionales sobre tendencias y patrones de participación que ayuden a comprender quiénes son los voluntarios y cuáles son las funciones que desempeñan —sobre todo mediante el uso de normas e instrumentos mundiales elaborados por la Organización Internacional del Trabajo—;
•    al diversificar los enfoques para entender cuáles son los costos y beneficios del voluntariado, no solo para las organizaciones que se benefician de él, sino también para los propios voluntarios y la sociedad en su conjunto, y al promover además formas de evaluar el impacto que respeten las particularidades culturales; y
•    al fortalecer los modelos de impacto para que los encargados de formular políticas puedan comprender mejor las repercusiones duraderas que tiene el voluntariado en todos los niveles, así como los efectos relativos de los diferentes modelos y enfoques del voluntariado, y reconocer más su valor, lo que fomentará la coherencia e integración de las políticas.

7.    Fortaleceremos la adaptación de los esfuerzos de los voluntarios a las deficiencias y dificultades que plantea la consecución de los ODS:
•    al garantizar que la diversidad de prácticas, enfoques y modelos de voluntariado se evalúen exhaustivamente como opciones normativas para transformar y superar las deficiencias en la consecución de los ODS y hacer frente a las dificultades en los planos mundial, regional, nacional y local —por ejemplo, mediante su integración en los planes y estrategias nacionales, sectoriales y locales—; y
•    al reflejar mejor los enfoques diversos y singulares del voluntariado reimaginado y su efecto transformador y acelerador en las vías y las trayectorias de los ODS dirigidas por los Estados Miembros, yendo más allá de la contribución positiva de las intervenciones y los proyectos en los que solo participan voluntarios.

¿Cómo vamos a trabajar juntos?

•    Instamos a todas las partes interesadas a aportar su pasión, compromiso, liderazgo, creatividad y capacidad innovadora —incluidos los Estados Miembros de las Naciones Unidas, el sistema de las Naciones Unidas, las organizaciones de voluntarios, la sociedad civil, el sector privado y el mundo académico— para que, de esta forma, participen en nuestro enfoque reimaginado del voluntariado para la Década de Acción.
•    Pedimos que se profundice en el compromiso y la solidaridad compartida de la comunidad mundial de voluntarios para contribuir a la consecución de los ODS.
•    Pedimos que se compartan nuevos conocimientos y pruebas para fortalecer el potencial y las repercusiones del voluntariado en la Agenda 2030, y también financiación para respaldar la generación de pruebas y conocimientos, en particular por parte de los agentes del Sur Global.
•    Pedimos que se amplíen y diversifiquen los tipos de colaboraciones, alianzas y asociaciones que reúnan diferentes puntos de vista, aptitudes y modelos de un modo más rápido y flexible a fin de revitalizar el voluntariado para el logro de los ODS.
Con miras a 2030 y los años posteriores, aspiramos a celebrar el espíritu de todas las formas de voluntariado y aplaudimos las acciones, las contribuciones y los esfuerzos de todos los tipos de voluntarios de todo el mundo al reimaginar el voluntariado para la Agenda 2030 durante la Década de Acción.